4 señales importantes para saber si debes huir de una ¡RELACIÓN TÓXICA!

Tanto si eres una mujer o un hombre, puedes estar en medio de una relación tóxica y vulnerable a muchos desperfectos. No pienses que te has ganado esos tratos ni que te mereces lo que ahora estás viviendo si estás teniendo problemas de comunicación y confianza con tu pareja, simplemente es una relación tóxica y debes salir corriendo de allí lo más pronto posible.

Descubre cuáles son las 4 señales que te harán identificar si estás o no en una relación dañina para tu salud física y emocional. Estos cuatro signos son denominados por los profesionales como los 4 jinetes del Apocalipsis pues es lo que suele presentarse al final del día para saber ¡si la relación seguirá o no! ¡Que no necesites un terapeuta para saber cuándo debes huir!

 1. Críticas

relaciones-toxicas-3

Tu pareja se va quejando de todo lo que dices, de todo lo que haces y todo le molesta, sin importar si es bueno o malo. Sus argumentos solo se presentan como críticas haciendo que te sientas mal emocionalmente, agredida e incluso rechazada.

Muchas de estas quejas pueden ser: “Hasta cuándo gastarás el dinero en tonterías”, “nunca me complaces”, “tienes otros más”.

Son estas comunicaciones las que empiezan a hacer perder el respeto en la relación. Cuando veas que estos se acercan, vete alejando, ¡es la primera señal!

Como ves, hay una comunicación en la que no se basa el respeto por el otro. Cuando tenemos presentes las condiciones de respeto, nos hacemos responsables de nuestras propias necesidades y acciones emocionales. Criticar es diferente a comunicar lo que no nos gusta.

   2. Rechazo

El rechazo comienza cuando tu pareja intenta burlarse de ti, lo trata sin el mínimo respeto y solo usa expresiones de ser alguien sin importancia, no solo de forma verbal sino también a través del lenguaje corporal.

El desprecio o rechazo se presenta como el factor fundamental del comienzo de un divorcio, por lo que tienes dos soluciones o lo evitas a tiempo o te alejas de forma definitiva ¡no es más que una relación sin futuro!

El ejemplo clásico del rechazo o desprecio en una relación: ¿Qué, estás cansada? ¿y de qué, porque no es que hagas mucho en el día? En cambio yo, tengo la oficina con miles de trámites, reuniones y observaciones por cumplir, con todo y ello no me ando quejando de todo. Piensas solo en descansar y vivir relajada.

  3.Comportamiento defensivo

Este es uno de los rasgos más comunes y significativos de una relación tóxica. Cuando vivimos en frente de una pareja con un comportamiento defensivo, sin duda estamos en el paso final de la relación, automáticamente la vida en pareja se está yendo hasta lo último.

Así como los políticos que siempre están a la defensiva, estar así frente a la pareja o nuestra pareja con nosotros es un hecho de que algo no va bien, porque de algún modo hay una injusticia.

Cuando una relación se encuentra en el borde de su culminación, la actitud defensiva suele ser el método de respuesta más frecuente, acompañado de excusas y de malas contestaciones, lo que significa probablemente que ya nada tiene solución y que lo mejor es salir de esa relación que no es más que una relación tóxica.

Las buenas respuestas, a pesar de las adversidades o reclamos con base es lo mejor para la convivencia positiva. A diferencia de cuando todo se rodea de malas caras, comportamientos defensivos donde se sabe que alguno de los dos, lo único que quiere es salir de allí.

   4.Reclamos solitarios

relaciones-toxicas-6

Esto se define cuando uno de los dos compañeros durante alguna discusión deja al contrario hablando solo, es decir se retira de la comunicación sin mediar palabra.

En una comunicación se requiere de un emisor y un receptor que van intercambiando tales roles durante el proceso, pero en una discusión de pareja cuando la intolerancia llega a participar, la conexión entre las 2 personas pasa a ser una completa desconexión, pues uno de ellos no emite ninguna respuesta, creando una comunicación fatal.

Al ver este comportamiento en tu pareja, ya debes estar en el pensamiento de que no quiere cuidar la relación y que por ende, no le importa nada de lo que estés hablando o reclamando, propiamente.

Sin duda, es una relación que se considera en peligro, dado a que la falta de respeto se hace presente y el comportamiento tóxico va tendiendo a empeorar progresivamente.

Recuerda que cuando el respeto está ausente, la confianza deja de intervenir entre los dos, simplemente se considera que no hay relación.


👉 Ahora que conoces los 4 jinetes del apocalipsis en las relaciones puedes deducir si te encuentras frente a una relación tóxica de la que debes salir de inmediato, si apenas va empezando o si ya el único remedio es abandonar. De lo contrario, tu autoestima y toda tu espiritualidad se irán afectando de forma importante.

Deja tu opinión